Los colegios alternativos apuestan por la autonomía de los niños

20 septiembre 2007

Palabras como “uniforme”, “grupo curso” o “formación” tienen poco que hacer en estos colegios. Usan metodologías que buscan resaltar la individualidad de cada niño y rehúyen de todo lo que sea “nivelar” a los alumnos.

Los colegios Montessori, Waldorf o High Scope tienen sus diferencias entre sí, pero si algo los une es ver a los niños como personajes únicos e irrepetibles, que no tienen por qué aprender al mismo ritmo y que pueden tener sus propias áreas de interés.

“¿Por qué tenemos que estar en un sistema en que todos hacen lo mismo y en que si un niño termina su trabajo antes que los demás es una complicación?”, se pregunta Elena Young, fundadora del colegio Huelquén y presidenta de la Corporación Montessori de Chile.

El Huelquén es uno de los pocos en Chile que llegan hasta la enseñanza media con esta metodología, creada por la italiana María Montessori. En sus amplias salas conviven niños de distintos cursos y cada uno va aprendiendo las materias de acuerdo con sus intereses y su ritmo, con la guía del profesor. Aquí no corre la clase expositiva, con todos los bancos mirando hacia el pizarrón. Cada salón ofrece distintas áreas del conocimiento y los escolares se van cambiando de lugar de acuerdo con lo que estén trabajando.

Lo que se busca, explica Elena Young, es aprovechar “la fascinación por aprender que tienen los niños”. Para ello hay un “ambiente preparado” y la presencia de un adulto guía. En relación con la escuela tradicional, varía la forma, pero no los contenidos, que son los mismos que establece el marco curricular del Ministerio de Educación.

Lo mismo ocurre en los colegios que trabajan con el método High Scope. Creado por el norteamericano David Weikart, propone una metodología que se basa en el “aprendizaje activo”; es decir, que los escolares aprendan a través de experiencias significativas. También hay un salón con distintas áreas del conocimiento y también se estimula la iniciativa del niño para elegir los contenidos que quiere investigar.

Por eso, en un mismo curso hay escolares trabajando en distintas cosas de un modo bastante autónomo. “Más que darle respuestas, el adulto le va haciendo preguntas: ¿en qué vas a trabajar hoy?, ¿cumpliste tu plan?, ¿por qué crees que no?”, grafica Hilda Pizarro, directora del colegio Savia Nova y experta en High Scope.

Ella explica que lo distintivo de este método es el proceso en tres pasos que hace cada niño: planifica su trabajo, trabaja y recuerda o autoevalúa lo que hizo.

Tanto Hilda Pizarro como Elena Young aseguran que en sus respectivos métodos las notas no son lo más importante. Tampoco se desviven por el Simce ni menos por la PSU.

El Savia Nova tiene sólo enseñanza básica, pero el Huelquén ya tiene varias generaciones que han salido de 4° medio. “Nuestros egresados siguen una enorme diversidad de carreras, pero lo más importante es que cuando llegan a la universidad se destacan por su iniciativa y creatividad”, asegura Elena Young.

En los colegios Waldorf -metodología que fue creada por el alemán Rudolf Steiner- no sólo no importan las notas: éstas no existen. “La gracia es mantener a los niños y a los adolescentes interesados en aprender por el gusto de hacerlo. Si no hay notas, ¿por qué están aquí? El desafío es fenomenal”, asegura Rafael González, profesor y fundador del Colegio Rudolf Steiner.

Para este colegio, el currículum establecido por el Mineduc es una camisa de fuerza que no se acomoda al espíritu de su método; por tanto, prefieren no acogerse a él. Así, para ser promovidos, sus alumnos deben rendir exámenes ante otros colegios, después de 8o. y durante la enseñanza media.

Interés intrínseco

La pedagogía Waldorf espera que cada uno aprenda por su propio interés y a través de sus propios descubrimientos. “Con los métodos tradicionales, en cambio, el interés de los alumnos se va muriendo porque les dan contenidos que no les interesan intrínsecamente”, compara Rafael González.

“Nosotros no queremos que los alumnos memoricen una fórmula para sacarse una nota; queremos despertar el interés en ellos por descubrirla”.

En 24 años de existencia, asegura, sólo 3 o 4 niños no han aprobado los exámenes que deben rendir ante examinadores externos. Los egresados de 4° medio han entrado a una diversidad de carreras, con predominio de las artísticas. “Nos interesa el arte porque permite expresar la individualidad”.

Rayado de cancha

Para ser reconocidos por el Ministerio de Educación, los colegios deben respetar el “marco curricular”, que establece los “contenidos mínimos obligatorios”. Sí pueden ser autónomos en sus programas de estudios, que son “las propuestas metodológicas para trabajar estos contenidos”, explica Alejandra Arratia, vicecoordinadora de la Unidad de Currículum del Mineduc. Sin embargo, estos programas propios también deben ser validados por el ministerio.

En el Mineduc se está preparando una renovación del currículum, buscando acoger las demandas de distintos sectores. Se le ha criticado que es tan extenso, que los colegios no alcanzan a pasar todos los contenidos obligatorios. También se quiere incorporar más contenidos de educación cívica o ciudadana.

Convicción de educadores

“Queremos que, al aprender, los niños tengan la posibilidad de elegir lo que sea significativo para ellos. Por eso, el método High Scope respeta la realidad cultural en que está inmerso cada colegio”.
Hilda Pizarro, Colegio Savia Nova

“Nuestro norte no es preparar a los alumnos para la PSU, sino para que saquen todo su potencial, para que sean capaces de colaborar con otros y de vivir en armonía con el planeta”.
Elena Young, Colegio Huelquén Montessori

“Queremos que el niño despliegue su fantasía y su espontaneidad, y le ofrecemos las condiciones para ello. La facultad de memorizar parte cerca de los 6 o 7 años, y si se la adelanta, se hará a costa de la capacidad imaginativa”.
Rafael González, Colegio Rudolf Steiner

“10% de los colegios del país tienen programas propios; de ellos, todos son privados.”

(Fuente: El Mercurio)

About these ads

4 Responses to “Los colegios alternativos apuestan por la autonomía de los niños”

  1. María Cárdenas Says:

    Tengo un niño de 6 años con dificultades para aprender, con deficit de atención, pueden ayudarme

  2. lilita Says:

    MÁS SOBRE COLEGIOS ALTERNATIVOS. ME GUSTA, PERO LE HARÍA CAMBIOS IMPORTANTES AL ESTILO, MANTENIENDO OTRAS COSAS

  3. evelyn ibacache Says:

    yo busco un colegio para mi hija…hasta ahora no la matriculo por que ninguno al que tengo acceso me gusta…y realmente les digo desde el fondo de mi corazon que es una pena que solo la gente que tenga lucas tenga acceso a una edcacion diferente…es una gran injusticia.

  4. PAOLA Says:

    yo tengo un hijo de 8 años que esta supuestamente en un colegio alternativo pero ellos no pueden lidiar con su problema de conducta y mi hijo se siente desmotivado y no quiere ir al colegio quisiera saber si hay algun organismo que regule este tipo de colegios apesar de ser particular


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 999 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: